martes, 10 de agosto de 2010

Tropiezos

Todo empieza con un centenar de huevos, al que siguen el equivalente en pollitos y gallinas. Después le toca el turno a un cerdo o a un ternero, y a partir de este momento la cosa suele variar. A veces lo que se desvanece es un vestido, pero en otras ocasiones se trata de una joya o de algún exótico perfume. Antes de que desaparezcan los títulos nobiliarios, el castillo de la colina, mil acres de terreno y el propio pueblo, el alcalde manda rápidamente a un muchacho al sendero que conduce hacia el mercado, para interponer en el camino de la lechera una piedra contundente.

Safe Creative #1008097005570

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tenía ya ganas de volver a dar la vuelta a un cuento clásico... ¡Por fin estreno la letra 'T' en la sección "Cuentogotas"!
En fin, este micro fue gestado y parido en la playa, donde he pasado unos días (que por desgracia ya han terminado) que han resultado la mar de fructíferos (y nunca mejor dicho).
Espero que los Cuentistas que están aún de vacaciones, sepan aprovecharlas y disfrutarlas al máximo.
¡Un saludo veraniego a tod@s!

8 comentarios:

  1. Un gran relato con una idea muy original: me encanta cuando se retuerce a los clásicos :)

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Marina. Me ha gustado cómo lo has ido arrastrando, porque cada paso ha sido un golpe.
    Lo de la playa está bien, porque te pegas buenos ratos sólo mirando y pensando. En la playa empecé mis Cuentos Murcianos, que acabaré algún día.
    Un abrazo.
    P.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta :) Estoy con Dani, un clasico bien retorcido al final hace que se saque el jugo que le queda :P
    :)

    ResponderEliminar
  4. Thanos y Iorgeus: sí, ya sabéis que me encanta retorcer los cuentos y exprimirlos. Dan mucho juego.

    Propílogo: sí, la playa es uno de los mejores lugares para escribir, siempre y cuando no te hayas bañado porque si no, se te quedan pegajosas las manos por la sal y escribir se convierte en algo incómodo. ¡Suerte con la finalización de los "Cuentos Murcianos"!

    Miguel Ángel y Pablo: muchas gracias a los dos :)

    Un abrazo a todos!

    ResponderEliminar
  5. Me estoy leyendo todos los microcuentos del tirón, vician, entran bien, deberías hacer más a menudo esto de publicar varios juntos. De todos me quedo con este y el de Nómadas.

    ResponderEliminar
  6. Pan: vaya, pues a lo mejor me planteo hacer un resumen mensual. A partir de octubre si eso.
    Lo cierto es que, coincidiendo contigo, Tropiezos y Nómadas es de lo mejor que he escrito estos tres meses... ¡Gracias por pasarte! :)

    ResponderEliminar