martes, 14 de febrero de 2012

He terminado de leer... "Longitud" de Dava Sobel

...y me he llevado un chasco.
A principios de año estuve en Londres con mi familia y unos amigos. Uno de los días de turismo consistió en ir a Greenwich y claro, si vas allí, la visita al Real Observatorio es obligada. Además de hacerme la foto correspondiente en el meridiano cero, descubrí a John Harrison, un carpintero y relojero autodidacta que resolvió el problema de la longitud. Salí del museo totalmente fascinada. No sólo por la cantidad de relojes, sextantes, astrolabios, brújulas y demás instrumentos de navegación (los cuales no sé utilizar, pero me parecen increíblemente atractivos) sino por descubrir una parte de la historia que desconocía y que es muy interesante. 
Uno de los amigos con los que fuimos me dijo que si tanto me había gustado podía leer un libro al respecto: Longitud, de Dava Sobel. Dicho y hecho.


Cuando digo que me he llevado un chasco es porque esperaba que "Longitud" fuese una novela histórica y ha resultado un libro de historia ameno. No hay narratividad, ni interacciones de personajes, ni ambientación, ni... vamos, que es un texto que cuenta lo que pasó, pero de forma poco literaria. Es decir, es un "en 1714 pasó esto y en 1759 lo otro...". A lo mejor no es tan pestiño como leer un libro de historia tal cual, pero yo echo de menos los diálogos entre personajes, y la descripción de escenarios y pensamientos por parte de los protagonistas. Es una pena porque la historia da para una buena novela.Eso sí, he aprendido un montón y el libro es corto, así que se lee rapidito. 
"Longitud" trata de cómo se afrontó el reto de calcular la longitud en el mar, un problema crucial que les costó a grandes naciones la pérdida tanto de marineros, como de enormes riquezas. Los marineros eran capaces de calcular la latitud a la que se encontraban, pero no así la longitud, que les hacía perderse continuamente en los océanos o desviarse cientos de millas del puerto objetivo. 
Para que os hagáis una idea del problema que suponía el conocimiento de la longitud, el gobierno inglés promulgó en 1714 el "Decreto de la longitud" en el que se ofrecían 20.000 libras (equivalente a varios millones de dólares actuales) a la persona que lograse ofrecer una solución útil y práctica al problema de calcular la longitud en el mar. Aunque se propusieron métodos de lo más variopinto (de chiste incluso), fue John Harrison, un relojero autodidacta, el que logró construir varios relojes (H1, H2, H3 y H4) muy precisos que solucionaban el problema (basta con tener un reloj preciso para calcular la longitud, ya que cada hora equivale a 15º de longitud). Actualmente parece una tontería, pero en el siglo XVIII construir un reloj preciso para la navegación era casi imposible, pues los cambios de temperatura, los bamboleos del mar y un sinfín de contratiempos eran complicadísimos de solventar. Bueno, pues a Harrison le llevó 45 años desarrollar sus máquinas y se topó con personajes que trataron de desacreditar su trabajo y hacerle la vida imposible. Es una historia  muy chula que a mí me ha llevado a admirar profundamente a este señor.
Parece ser que hay una película basada en el libro, "Longitud", así que trataré de verla, pese a que salga Jeremy Irons... Éste es uno de los casos en los que creo que la peli puede estar mejor que el libro...
Y bueno, como tuve la oportunidad de ver con mis propios ojos las máquinas de Harrison, las comparto con vosotros para que también podáis admirarlas:

H1

H2

H3

H4 (una de las máquinas más importantes que se ha creado nunca)


Por cierto, "Longitud" ha sido el primer libro que he leído en mi Kindle y la experiencia ha sido muy positiva. Eso sí, he echado de menos comprobar en el lomo cuántas páginas me quedaban; ver un porcentaje no es lo mismo...

7 comentarios:

  1. Me ha encantado tu reseña de longitud. Sabía un poquito la historia, porque es un hito histórico de gran importancia en las historias de los mapas y de la navegación.

    Esas máquinas son fantásticas y me encanta mirarlas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La historia no siempre se debe contar como novela, y personalmente creo que esta escritora lo hace muy bien al contar esta historia, vi la pelicula y es interesante pero no creo que vaya mas alla de la imaginacion que se le puede poner al libro, hay una biografia escrita por ella sobre galileo y esta en video muy buena!... saludos

    ResponderEliminar
  3. Les cuento que yo tambien me leí el libro..y es verdad es muy emocionante ver como se dieron las cosas, el marco humano, histórico y científico de todo...es realmente uno de los mejores libros que he leído hasta ahora... y me gustaría citar una frase de Albert Einstein que resumen la filosofía de vida de John Harrison: "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad".

    Saludos
    Desde Guayaquil-Ecuador

    Camilo Garcia T.
    camilogarciatobar@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Hola, recién ahora doy con tu reseña. Te cuento que la película a la que vos te referís, con Jeremy Irons, es, en verdad, una miniserie, y está disponible en youtube (en 21 "capítulos" de aproximadamente 10 minutos cada uno). No he leído la novela, pero la serie está muy buena, y además, destaca el trabajo que hizo Rupert Gould a mediados del s. XX para restaurar los relojes, y hacerlas conocidas. Si no hubiera sido por él, creo que gran parte de la obra de Harrison habría quedado en el olvido. Vale la pena verla! Saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente en formato serie la historia gane mucho :)
      Muchas gracias Belu, seguiré tu consejo ;)

      Eliminar
  5. Así que estos son los "H"... También he acabado de leer el libro; me ha gustado bastante y lo escogí porqué otro libro -éste de Umberto Eco- me picó la curiosidad (la isla del día anterior).
    Para mí, la navegación se había basado siempre en las estrellas, tanto lo que hace a la latitud como la longitud; vaya,... me valía creer que podían localizarse mirando el cielo sin plantearme que eso solo servía para la latitud. Fue una sorpresa descubrir que no y otra comprobar que no fue hasta "antes de ayer" como quien dice, que se encontrara la solución.
    Mi resumen del libro: http://podi-podi.blogspot.com.es/2014/11/longitud-dava-sobel.html

    Seguiremos leyendo cosas.
    podi-.

    ResponderEliminar
  6. Un problema importante al hacer de la Historia una novela es que la falsificamos en cierta medida. La novela se construye desde el pensamiento moderno, desde la lógica y la manera de pensar actuales y, como resultado, probablemente los diálogos, los escenarios y el dibujo de cada situación acabe siendo distinto de cómo hubiera sido realmente en su época. Esto pasa todo el tiempo en la novela histórica y no deja de desdibujar la Historia como tal.
    En cuanto al libro, creo que lo mejor de todo es lo ameno que resulta. Creo que donde más curiosidad me metió, ha sido en torno a los viajes del capitán Cook.

    ResponderEliminar